miércoles, 11 de febrero de 2009

ODA AL ERROR

Un tropezón no es caída, se escucha decir, pero dígame si no es verdad que hay tropezones que no son más que gestaciones no abortables de grandes caídas. Habrá quién diga que un tropezón devenido en caída carece por definición de cualquier posibilidad de planeamiento. Yo le vengo a proponer a usted que cambiemos eso. Analicemos el hecho: el tropezón en sí mismo, para ser tal, tiene que arrancarnos de nuestra cotidianidad abrupta y repentinamente, desequilibrarnos en un abrir y cerrar de ojos, dejarnos tambaleando sin aviso. Si es un tropezón que no es caída, es probable que rápido, con el rostro desencajado y pegando manotazos, recuperemos el equilibrio y la estabilidad. Este tropezón nos habrá dejado algo de susto, un poco de adrenalina corriendo, un leve rubor en las mejillas, pero pronto, muy pronto, pasará al olvido superado por el alivio de que nada en nuestra existencia ha sido trastornado de manera radical. No hemos caído. Por más intenso que haya sido el tropezón, tarde o temprano ni siquiera habrá alcanzado la categoría de anécdota. Ahora bien, en el caso de los tropezones devenidos en caídas, no deberíamos dejarlos pasar como hechos inalterables. Si bien nos atacan con la misma velocidad y sorpresa, la diferencia es que no importa cuánto lo intentemos, la derrota a nuestro equilibrio será fulminante. Es ahí donde yo propongo que en esa milésima de segundo, donde asumimos haber perdido el mando de nuestro ser, no abandonarnos a la típica caída desagraciada, perezosa, resignada, y quejosa e inalterable a la que venimos acostumbrados, sino que aprovechemos esa inesperada eximición de responsabilidad sobre nosotros mismos para llenarnos de cemento la boca sin culpa, con ganas, intensamente, como un auténtico acto de libertad. Que además de caernos, nos dejemos caer. (TEXTO CATALINA KOBELT)

11 comentarios:

SANJINEZ dijo...

wow!!!!!
pase de casualidad y me encuentro con tu blog, muy bueno e inspirador. pasare mas seguido por aqui.
te linkeare
abrazo

CapoCosmico dijo...

Hola Jula!! y el gato??
che ...que buena ilustracion!.. el texto es muy bueno..
saludos y besos para las dos.... huuuy! que cholulo que sono eso!!!... retiro lo de "saludos", jeje

piero dijo...

que lindo jula.....
muerta de calor?

elmundodeamado dijo...

¡¡¡QUE LINDO!!!!
¿HACES DIBUJITOS?

jaja

muy bueno lo que escribiste

SALUDOS

AMADO

Pauli dijo...

me encanto!!! el dibujo me aprece genial y el texto tambien :)

Nelly Alvarez Aranda dijo...

Que expresivos los personajes, son muy lindos!!

ariel tenorio dijo...

pase por aca de casualidad y me quede un rato, hay cosas muy bellas te felicito, volvere...!

MARY dijo...

ERES MUY ORIGINAL!!! ME ENCANTAN TUS DIBUJOS!!!! BUEN BLOG!!!!!
Saludos de otra artista!

andres casciani dijo...

el aire que tiene esa imagen! me lleva en su liviandad!

Tayete dijo...

Hola J: Ezra, mi maestro de pintura (que te tiene enlazado en su blog) me mostró ayer tus dibujos que le fascinan, y me he pasado desde las 4 de la mañana viéndolos uno por uno. Tiene razón Ezra: son fascinantes. Y estos pájaros son exactamente los que anidan en mi cabeza ¿cómo has conseguido retratarlos?

Jula dijo...

Gracias a todos... esto que publiqué es parte de una obra en vinilo para un proyecto que participé, todavia no vi como quedó impreso, pero estoy muy ansiosa por verlo

http://sisidodo.com/